news_top01

news_top01
fotos_cabecera_cuaderno_viaje_07

fotos_cabecera_cuaderno_viaje_07
news_top02

news_top02
fotos_cabecera_cuaderno_viaje_06

fotos_cabecera_cuaderno_viaje_06
fotos_cabecera_cuaderno_viaje_01

fotos_cabecera_cuaderno_viaje_01
fotos_cabecera_cuaderno_viaje_03

fotos_cabecera_cuaderno_viaje_03
fotos_cabecera_cuaderno_viaje_04

fotos_cabecera_cuaderno_viaje_04
fotos_cabecera_cuaderno_viaje_05

fotos_cabecera_cuaderno_viaje_05
fotos_cabecera_cuaderno_viaje_08

fotos_cabecera_cuaderno_viaje_08
fotos_cabecera_cuaderno_viaje_09

fotos_cabecera_cuaderno_viaje_09
fotos_cabecera_cuaderno_viaje_02

fotos_cabecera_cuaderno_viaje_02

El tren del macizo de los Ródopes

El tren del macizo de los Ródopes

Este pequeño ferrocarril búlgaro que une las villas de Septemvri y Dobrinishte recorre una distancia de 125 km. Con una anchura de vía de 760 es el último tren de vía estrecha del país. Una pequeña joya que atraviesa el corazón de las montañas de la región de los Ródopes, una de las zonas más bellas y autenticas de Bulgaria.


ferrocarrilBulgaro

Los Ródopes

La región de las montañas de los Ródopes, con una extensión aproximada de 15.000 km. se encuentra repartida entre Bulgaria y Grecia. La mayor parte, un 83%, se extiende por el sudeste búlgaro. La atraviesan ríos caudalosos que crean grandes barrancos. El pico más alto, el Golyam Perelik, tiene 2.191 m de altura. Espesos bosques de coníferas hacen que sea una de las regiones más verdes de la península balcánica.

Gracias a la existencia de numerosos ríos se han construido numerosas presas para la producción de energía hidroeléctrica.



mapa_bulgaria

Historia

Los Ródopes fueron habitados desde la prehistoria. Los primeros habitantes conocidos fueron los Tracios. Este pueblo construyó numerosos templos, villas y fortalezas, como la ciudad de Perperikon. Sus ruinas todavía se conservan y constituyen un gran atractivo turístico.

Durante la edad mediana la región se repartió entre los imperios búlgaro y bizantino. A finales del S. XIV la región fue ocupada por el imperio otomano. La ocupación duró cinco siglos y paulatinamente se llevó a cabo un proceso de islamización en la zona. Entre 1878 y la primera guerra balcánica los Ródopes fueron anexionados a Bulgaria. Durante la primera guerra mundial el sur de la región fue anexionada a Grecia.

Sociedad y economía

A lo largo de siglos la región ha sido poblada por comunidades ortodoxas búlgaras y griegas y también colectivos islámicos búlgaros, denominados Pomaks, y turcos. Por ello a lo largo del recorrido de la vía férrea es habitual ver iglesias ortodoxas y mezquitas. En la región también habita un pueblo nómada originario de Grecia dedicado fundamentalmente al pastoreo de rebaños de ovejas. Son los Sarakatsani.

La economía de la región se fundamenta principalmente en la agricultura, la minería y el turismo. La cría de rebaños de ovejas, la explotación forestal de los bosques y el cultivo del tabaco son las actividades agro-forestales más destacadas. En la zona podemos encontrar explotaciones mineras de plomo, zinc, hierro y oro.

El Ferrocarril de Ródopes

El Ferrocarril une las ciudades de Septemvri y Dobrinishte. Es operado por la BDZ (Ferrocarriles Estatales Búlgaros). Recórre 125 km por una región montañosa y de difícil acceso. La estación términus, Septemvri, se encuentra situado junto a la línea principal de los ferrocarriles búlgaros que enlaza Sofía con Plovdiv.

Es, sin duda es una de las líneas más comprometidas del país. No en vano debe que superar alturas de 1267 metros (estación de Avramovo) y superar un desnivel de 1029 metros en sus 68 primeros kilómetros!

La construcción de la línea fue impulsada por el ejército búlgaro. Durante la primera guerra mundial (1915) interesaba unir las ciudades de Septemvri y Gotse-Delchev. Cuando finalizó el conflicto bélico desapareció su interés estratégico. No obstante la construcción de la línea continuó, por tramos, hasta el año 1945. Ese año la línea alcanzó Dobrinishte. El último tramo hasta Gotse-Delchev, a tan sólo 50 km de la frontera griega, jamás llegó a construirse.

El ferrocarril sirve un total de 25 estaciones. Entre las poblaciones más importantes destacan Konstantovo, Velingrad, Avramovo, Smolevo o Bansko. Esta última villa durante el invierno es visitada por numerosos turistas que acuden a las pistas de esquí cercanas al pueblo.
Toda la línea se construyó en vía simple y con una anchura de 760 milímetros.

El primer tramo, entre Septemvri y Velingrad tiene 10 túneles. En este tramo, entre las estaciones de Dolene y Konstantovo se encuentran las pendientes más fuertes de toda la línea con rampas de 32 milésimas. Fue inaugurado el año 1926. Hasta 2002 permaneció abierto un ramal industrial entre Varvara y Pazardzhik.

El segundo tramo, entre las estaciones de Velingrad y Yakoruda es sin duda el más difícil. Entre las estaciones de Sveta Petka y Daganovo el ferrocarril tiene que superar las máximas dificultades orográficas. La estación de Avramovo, con sus 1.267 metros de altura, condiciona todo el trazado. Sobrepasar esta altura sólo es posible gracias a 25 túneles, 2 viaductos y cuatro espirales. Esta sección fue inaugurada el año 1937.

La última parte del trazado entre Yakoruda y Dobrinishte es el más dulce de toda la línea, puesto que se construyó con parámetros propios de vía de anchura UIC, por sí en algún momento se cambiaba la anchura de la línea. Recordamos que es el tramo más moderno de la línea inaugurado el año entre 1939 y 1945.

En este tramo había un ramal industrial con origen a la estación de Razlog el cual fue clausurado el año 2003 cuando se cerró el tráfico de mercancías a toda la línea.

Durante el viaje, apreciaremos la gran utilización por parte de los habitantes de la zona. Es habitual viajar acompañados de agricultores que transportan frutas y verduras del sus huertos o con vecinos de los pueblos servidos por el ferrocarril que han visitado el mercados de Velingrad y regresan a sus casas cargados con sus compras. Sin duda reviviréis una estampa de tiempos pasados que ya no se encuentra en ninguno otro lugar de Europa occidental.

El material móvil

El ferrocarril se opera de forma ordinaria con locomotoras diesel de varias series. La serie 75000 construida por Henschel en Kassel el año 1965 y las 77000 construidas por FAUR en Bucarest. La serie 77000 es una versión mejorada de la serie 76000 construida también por FAUR y que circuló en la línea de vía estrecha entre Cherven Bryag y Oryahovo. Después de su cierre estas locomotoras se asignaron a la línea de los Ródopes, a pesar de que no circularon nunca. En el año 2009 se vendieron al ferrocarril de la Patagonia argentina de Rio Turbio. Antes, el año 1996 cuatro locomotoras de la serie 77000 también fueron vendidas al mismo ferrocarril.

Actualmente prestan servicio en la línea de Septemvri cuatro locomotoras: las 77002 y 77005 y las 75004 y la 75006. Otras se encuentran estacionadas en los depósitos de la compañía y de ellas se extraen recambios para las locomotoras en estado de marcha. La 76011 se ha preservado para el museo de la BZD (fuente Rail Passionnº 55).

Circulación con material histórico

De forma esporádica se realizan circulaciones con material histórico. Se ha preservado la locomotora de vapor núm. 609.76, una locomotora 151-T que históricamente recorrió la línea y que fue construida el año 1949. Las circulaciones se programan a demanda de grupos de entusiastas.